Think outside the box

Me apasiona la creatividad en todos los ámbitos y me gusta estimular el pensamiento lateral o outside the box (fuera de la caja). Creo que no hay nadie más experto en el tema que los chicos, especialmente los más chicos.

Soy fan de mirar jugar a mi Cucu de dos años y medio. Me pierdo siguiendo su concentración, sus movimientos, las situaciones que se le plantean y las decisiones que toma.

Y es en este rol de observadora que aprendí varias lecciones. La primera fue no intervenir a menos que el me lo pidiera o que no fuese necesario por ejemplo por su seguridad. La segunda fue proponer en vez de imponer. Es decir, usar más el “¿Qué te parece si…?” en lugar de “¡Así no!” (insisto, siempre que sea solo una apreciación y no esté en juego su seguridad).

Pero lo más extraordinario que descubrí fue su “método”, especialmente en esta edad que todavía no está tan sesgado por normas, convenciones e incluso miedos. Ninguna opción está vedada a la hora de probar, no se limita. Y como no hay límites en sus intentos tampoco hay límites en sus resultados. ¡Cómo me gustaría intentar ser más como él a la hora de tomar decisiones!

Un ejemplo claro es lo que sucede cuando trata de meter cosas en algún espacio. Prueba con objetos de todos los tamaños. Pequeños, grandes, enormes. Que tentador que me resulta decirle cuando es obvio que algo no va a entrar ni por casualidad, pero mucho más satisfactorio es verlo sacar sus propias conclusiones.

Con los juguetes para armar pasa lo mismo. Yo creía que existía una sola manera de encastrarlos y preveía que lo que estaba haciendo estaba a punto de fracasar cuando ahí mismo él planteaba una opción superadora que a mí ni siquiera se me hubiese ocurrido.

Estoy convencida de que ellos traen el “chip explorador” que viene con infinitas potencialidades y que es nuestro rol estimularlos y propiciar ámbitos donde desarrollarse, pero sobretodo donde probar.

Poner a prueba situaciones, decisiones, elementos, relaciones y conclusiones.

Por eso me gusta tanto verlo jugar, porque el aprende y yo aprendo con el.

¿Cuáles son los juegos favoritos de sus pequeños exploradores? ¿Les gusta verlos jugar? ¿Y jugar con ellos?

<< Sumo una nueva: ahora le gusta también cambiar las letras de las canciones e inventar nuevas situaciones o sumar nuevos personajes. No quiere cantar “vamos de paseo en un auto feo”, prefiere “en un tren rojo” o un “barco grande”. En general el protagonista elegido es su amado Mickey Mouse, que en casa se nombra así siempre ¡Con nombre y apellido! >>

5 Comments

  1. Adela

    23 abril, 2017 at 1:18 am

    Hola, Debi, me gustó el artículo y me identifico bastante con tu lugar (eso de perderse mirándolo y aprender a no intervenir…). Quizás te interese este blog, si no lo conocés (http://www.janetlansbury.com/?s=creativity&lang=en)*, o quizás este, que sigue la misma tendencia, pero es en castellano y de la Argentina.

    *Hay mucho más que eso, pero me gustan sus artículos sobre dar lugar a la creatividad.

    1. Adela

      23 abril, 2017 at 1:19 am

      El segundo blog que quise mencionar es el de La Casa Naranja, pero me olvidé del enlace: https://lacasanaranja.wordpress.com

      1. Debora Foster

        23 abril, 2017 at 1:41 am

        Genial! Gracias por el dato!! 😉

  2. Constanza

    21 abril, 2017 at 3:55 pm

    me encantó la nota! genia la hermosa redactora y madre emprendedora!

    1. Debora Foster

      21 abril, 2017 at 4:15 pm

      Gracias bonita!! Tantas cosas charlamos de maternidad que en cualquier nota seguro lees algo inspirado en nuestros “desahogos”

Dejá una respuesta