Mis tres mejores atajitos de mami

 

Mamá de dos y trabajando desde casa, el tiempo es oro. Todo lo que se pueda optimizar y organizar mejor es bienvenido; y hay tres tips que me ayudaron a liberar un poco mi mente y mi tiempo. Tampoco puedo decir que sean grandes hallazgos, pero sí son grandes aliados a la hora de resolver rápido y fácil

“Todo con nombre y apellido”

Nos estamos habituando a esta norma básica del jardín y todavía estoy probando opciones para poner el nombre en las prendas del uniforme y los accesorios. Etiquetas de tela cosidas, de las que se planchan y de las que se pegan. Todavía no llegué a un veredicto final. Pero una noche tarde estaba destruida y me acuerdo que no había cosido la etiqueta en la campera, ahí conocí un truquito que me pasó una de las genias de mis tías. Obviamente no es una solución a largo plazo, pero sí te salva el día: no es más que pegar un pedazo de cinta de papel en el interior de la prenda y escribir el nombre con una fibra. Parece una pavada, pero esto me alegró una noche.

Hielitos de comida

Lo empecé a implementar con Cucu y ahora lo repito con Teddy (gracias Pinterest). Consiste en cocinar los vegetales y algunas frutas, hacerlos puré, llenar las cubeteras o moldes de silicona y frizar. Después los pongo en tuppers o bolsas por separado y voy sacando variadito a la hora de comer. Caliento, derrito y listo. Los voy combinando de diferentes formas y lo mismo hago con el caldo casero para preparar vitina, polenta, sopas. El día que tenés que prepararlo es un EMBOLE, pero en el día a día es como ir a un mini súpermercado saludable en tu freezer ¡La Gloria!

Pulsera memoriosa

En casa la teta a demanda siempre fue eso: a demanda. Pero con una mamá con mala memoria a corto plazo, se puede volver una rutina bastante desordenada. Y para no tener que estar pensando, recordando o “midiendo” de que lado le tocaría comer mientras el bebé llora de hambre implementé la pulsera que me pasaba de mano según el último lado que comió. El momento del llanto no es el mejor para tomar decisiones y esta estrategia súper pava me salvó más de una vez.  

¿Tenés tus propios truquitos de mami? ¿Probaste alguno de estos?

2 Comments

  1. Flavia

    19 agosto, 2017 at 2:15 am

    El nombre en cinta de papel me salva casi a diario. Lo de los cubitos de verdura no lo hice nunca (lo mío no es la cocina, no sabría ni cómo hacerlo). La pulsera que cambia de muñeca me pareció genial, ese tipo de soluciones son las que se le ocurrían a mi mamá cuando éramos chicos (somos 11 hermanos).
    Saludos.
    Flavia

    1. Cucu y Teddy

      19 agosto, 2017 at 7:02 pm

      ¡Lo de los cubitos es una pavada! Es básicamente hacer puré de cualquier cosa y meterlo en los moldes 😉
      Gracias por tu mensaje!

Dejá una respuesta