Las cuatro teorías de Internet que no funcionan (para mí)

Vivo muchas horas al día en el mundo digital y veo todo tipo de información, relacionada con los temas más variados. Hay que reconocerlo: cuánto nos salva internet diariamente con su fuente inagotable de tips e ideas. Incluso las experiencias y soluciones de otras personas se convierten en grandes aliados en la maternidad y en el emprendedorismo que en algunos casos puede resultar un poco solitario.

Cuando sea grande (no maduro más) quiero ser como Google. Peeero, hay teorías que no funcionan. O porque creo que son impracticables o porque las probé y doy fe de que no funcionan o porque simplemente no van con mis posibilidades.

Estas son las cuatro teorías que descubrí en internet y me fallaron (o yo les fallé a ellas)

  1. Mundo porteo. Amo, amo, amo todo lo que se extendió esta forma de cargar a los peques. Sus beneficios se ven a simple vista y creo que trae una carga de sabiduría ancestral que lo hace todavía más atractivo. Pero no lo pude implementar, con ninguno de mis dos bebés, y es mi gran fail de la maternidad. Problemas de espalda y dos bebés bien gorditos resultaron una combinación incompatible con el porteo. Tal vez en otra vida.
  2. Decile NO a los objetos en tránsito. Tengo tatuada en la frente la estrellita amarilla de @tuespacioorganizado que dice que las cosas se guardan en el momento, nunca se dejan “para después” porque es el comienzo del caos. Bueno, me nombro a mi misma la reina de las cosas en tránsito. No voy a intentar justificarme, no tiene sentido, soy desordenada y el hecho de que haya una legión de juguetes que tomaron completamente la casa no ayuda para nada.
  3. Chau multitasking. Hace un tiempo hice una capacitación online para emprendedores que explicaba lo poco eficiente que era el multitasking, es decir hacer varias cosas a la vez. Que está demostrado que las cosas se hacen más y mejor si encaramos una por vez y le damos un inicio y un final antes de empezar algo nuevo. ¿Hay alguna mamá emprendedora leyendo esto? Hablemos de no hacer varias cosas a la vez trabajando desde casa. ¡Es físicamente imposible! Mientras seguía ese webinar que me enumeraba claramente todos los motivos por los cuales debía dejar de lado esa práctica, estaba haciendo (como mínimo) otras tres cosas en simultáneo.
  4. Pantallas prohibidas hasta los dos años. Los que proponen esto dicen que el cerebro del niño no está preparado para procesar las imágenes y que es una sobre estimulación. Los que proponen esto no viven en este mundo. En donde hay pantallas en todos los ambientes de la casa prácticamente y el celular es casi una extensión de la mano. Los peques aprenden con el ejemplo, no con la teoría y yo trabajo con la tecnología, sería bastante hipócrita (e impracticable) esta prohibición. Por supuesto que la moderación es la clave.

Creo que a la hora de buscar soluciones online el éxito está en considerar la fuente, conocer bien nuestras posibilidades y mucho mucho sentido común. Lo que no va, no va.

¿Descubrieron alguna teoría que no funcione? ¿Que les encantaría aplicar pero no pueden o no les sale?

Dejá una respuesta